PROFESORES

 

MARÍA JOSÉ terol y el orIgen del mÉtodo
Terapeuta. Creadora del Método

"Dos de mis hijas, María y Sonia, a pesar de tener preparaciones académicas y aptitudes excepcionales para dedicarse con éxito a otros campos profesionales, decidieron formarse y convertirse en terapeutas del Método Terol. Con gran alegría y orgullo agradezco a la vida el poder contar con dos sucesoras tan extraordinarias como ellas. Tanto María en Washington DC, como Sonia en Los Angeles y Madrid, enseñan el Método Terol con autenticidad y gran éxito ayudando a cientos de pacientes. ".

 

 

sonia terol
Terapeuta. Profesora del Método Terol

"Me fascina observar los cuerpos. Bajo mi perspectiva, todos los cuerpos bien alineados son absolutamente bellos y perfectos. La mayoría de nosotros, independientemente de nuestra altura o nuestro peso nos sentimos dueños de cuerpos mal hechos. Hoy sé que no hay cuerpos mal hechos, sólo hay cuerpos mal colocados y por eso enferman y duelen. Corrigiendo la mala postura los dolores desaparecen y la salud y la belleza del cuerpo se restablecen"

• 13 años de experiencia enseñando el Método Terol
• 2008. Tratamiento a 15 pacientes con hernias, escoliosis y dolores agudos de espalda en la primera cátedra de Investigación sobre el MT, llevada a cabo por la Universidad Francisco de Vitoria.
• 2012. Tratamiento a 25 pacientes con cuadros serios de dolor y patologías graves de columna en el segundo estudio clínico del MT en la Universidad Francisco de Vitoria.
• 2012. Publicación de los álbumes I AM THIS vol.1-2-3. www.iamthis.es. A la venta en itunes y Amazon.
• Desde el año 2004 combina la música y los escenarios con su trabajo de terapeuta del Método Terol.
• Múltiples papeles de interpretación y canto en TV y teatro musical.
• 2002 Premio a " la Voz del Porvenir" en el concurso Ciudad de Logroño
• 2000 "Sonia Terol", Sony Music
• Formación como intérprete y cantante lírica en la Escuela Superior de Canto de Madrid y estudios con los más prestigiosos Maestros de Europa y EEUU.

Claramente, cada vez somos más los que estamos interesados en el auto crecimiento y en el desarrollo personal. Cada vez somos más los que entendemos por fin, que todo está dentro de nosotros y que la realidad que nos rodea no es nada más que un espejo o una proyección de cómo estamos colocados internamente. Partiendo de esta premisa, es indiscutible que el cuerpo es un reflejo de cómo percibimos la vida. Según qué actitud tengamos ante la vida, nuestros cuerpos adoptarán unas posturas u otras. En base a esta relación entre el cuerpo, la mente y las emociones, el trabajo corporal es un instrumento maravilloso para el auto descubrimiento y el despertar de la Conciencia.


Hay un dicho oriental que dice que “el pajarillo no canta porque está alegre, sino que está alegre porque canta”. Traducido al cuerpo, estudios recientes prueban que es imposible sentirse pleno y feliz con el pecho hundido y viceversa, difícilmente por muy mal que vayan los acontecimientos el pecho abierto y el esternón erguido harán incompatibles las emociones de apatía y tristeza en el cuerpo. El cuerpo empatiza con la emoción. Como indicaba el Dr. Joe Dispenza: “Aunque te sientas mal, actúa como si te sintieras bien”. Es decir, si desde el cuerpo y su postura nos expresamos con una actitud de fuerza, alegría y orgullo de ser lo que somos, poco a poco de una manera mágica y sorprendente, nuestras emociones conectarán con esa energía que transmite el cuerpo. Si conseguimos sentirnos bien desde el cuerpo y su postura, será más fácil sentirnos alineados con la Verdad que somos: PERFECTA Y DIVINA"

 

 

MARÍA TEROL
Terapeuta. Profesora del Método Terol



• 20 años de experiencia enseñando el Método Terol
• Certificación de Ejercicio Correctivo por la Academia Nacional de Medicina Deportiva de Estados Unidos.
• Certificación de Especialista en Dolor de Espalda por la Asociación Internacional del Deporte (International Sport Sciences Association).
• Licenciada en Derecho y Empresa: E-1. I.C.A.D.E. y Master en Derecho Medioambiental por el IEDE


Crecí observando a mi madre ayudando a otros en su estudio. Los clientes entraban con caras angustiadas por el dolor. Entraban con muletas, bastones e incluso en silla de ruedas y salían por su propio pie con una sonrisa en la cara después de pocas sesiones. Empecé a ayudarla con las tareas que requerían poner por escrito cualquier aspecto relacionado con su práctica: la lista de ejercicios, sus descripciones o las propuestas semanales para los programas de televisión. Recuerdo entrar en su estudio cuando me llamaba: "Ven aquí ahora mismo, tienes que ver esto". Entraba y allí estaba un paciente maravillado, practicando un movimiento que no hubiera podido hacer ni por asomo antes de Terol. Era prácticamente imposible vivir en casa de mi madre y estar ajeno a las transformaciones de sus pacientes.

Puesto que siempre me gustaron los libros, estudiar derecho y económicas fue una elección natural. Continúe con un Máster en Derecho Medioambiental . Al mimos tiempo, me formaba con mi madre para impartir Terol.

Los trabajos que siguieron a la carrera estuvieron relacionados con mi carrera como abogada, así que comencé en una agencia financiera. Aprendí alemán y este conocimiento me abrió las puertas para un trabajo de analista en un prestigioso banco en Frankfurt. A mi regreso a España, trabajé en una compañía de seguros alemana y más tarde para el Gobierno Mexicano. Continué mi búsqueda hacia el trabajo ideal y terminé en Washington DC, trabajando para una oficina de abogados. Se me abrían las puertas presentando un currículum de excelente formación académica, idiomas y experiencias profesionales, pero ninguno de estos tan bien remunerados trabajos me reportaban ninguna satisfacción.

Después de muchos años de descontento profesional, me di cuenta de que la única parte del día en la que disfrutaba, era la dedicada al Método. Nunca dejé de impartir sesiones. Así que decidí dedicarme a Terol exclusivamente. Dos médicos importantes del área donde vivía en Washington comenzaron a enviarme pacientes. El boca a boca hizo el resto, sin marketing o publicidad, el número de pacientes con dolor que acudía a mí para sanar sus dolencias aumentaba día a día. El motivo, muy sencillo: el Método funciona.

Hoy, doy gracias por poder ayudar a otros y poder dedicarme a una profesión que me reporta tantas satisfacciones.

 

SUBIR